Visual presentation of this web site requires JavaScript. Avanzar al contenido principal
¿YA TIENE UNA CUENTA VSP.COM? Ingrese aquí:
¿Olvidó su usuario o contraseña?
English
 
Volver | Imprimir    

Exámenes anuales de la vista para niños: tan importante como ir al pediatra

Las visitas anuales al pediatra son importantes para mantener a nuestros hijos sanos y asegurar su adecuado desarrollo. Pero muchos padres no tienen en cuenta que realizar exámenes visuales anuales es igualmente importante. Nuestros ojos también necesitan ser examinados para el buen desarrollo, al igual que para obtener una detección temprana un posible problema visual que podría dañar su vista para toda la vida.

"Realicé exámenes visuales a niños por más de 27 años", dice el optometrista Nick Brattis, "y he observado muchas veces como el diagnóstico de un trastorno visual y su tratamiento precoz implican un resultado positivo para el niño".

¿Cuándo es necesario hacer el primer examen de la vista?

En la primera infancia, la visión de los niños está en constante cambio. En los primeros meses de vida, los bebés sólo pueden enfocar objetos muy cercanos y pueden ver solamente colores de alto contraste, como negro, blanco y rojo. A los seis meses de vida, sin embargo, la agudeza visual se acentúa. En este momento es cuando los bebés deberían ser examinados por un doctor de atención de la vista para asegurar que sus ojos funcionan como un equipo, es decir que trabajan en conjunto. De no ser así, uno o ambos ojos pueden verse afectados y resultar en una vista deficiente durante toda la vida.

A partir de este momento, durante el desarrollo del niño, los exámenes visuales deben convertirse en un rito anual, al igual que los controles anuales con el pediatra.

¿Qué puede detectarse en un examen de la vista?

Los exámenes de la vista a los niños pueden detectar miopía, hipermetropía y astigmatismo, trastornos que pueden ser solucionados con facilidad con gafas por receta. Sin embargo, un examen de la vista también puede detectar ambliopía (ojo vago) y estrabismo. El estrabismo es un trastorno en el cual los ojos no miran al unísono un mismo objeto. El estrabismo es un trastorno físico; la ambliopía es su consecuencia visual. La ambliopía y el estrabismo son tratados más efectivamente cuando se detectan en forma temprana. El tratamiento incluye terapia visual y, a menudo, cirugía. En caso de no ser detectados ni tratados, el resultado pude ser visión doble o borrosa permanente.

Asegúrese de que sus hijos reciban exámenes anuales. Una visión saludable es fundamental para el aprendizaje de un niño y para que alcance su potencial académico, para la práctica de deportes y otras actividades.

Fuente: VSP