Visual presentation of this web site requires JavaScript. Avanzar al contenido principal
¿YA TIENE UNA CUENTA VSP.COM? Ingrese aquí:
¿Olvidó su usuario o contraseña?
English
 
Volver | Imprimir    

Un doctor de atención de la vista responsable detecta la enfermedad de la córnea

Hace aproximadamente ocho años, después de que naciera su segundo hijo, Cassandra Perry de Oxford, Michigan, notó varios cambios en sus ojos, incluyendo, a veces, halos, visión doble y visión borrosa. Pero su doctor restó importancia a estos síntomas, ya que ella tenía un alto grado de miopía. Afortunadamente, ella decidió realizar otra consulta.

El doctor de VSP, Mark Payne, OD, se percató de su fuerte miopía y comenzó la consulta haciéndole unas preguntas que ningún otro doctor de atención de la vista le hubía hecho. De acuerdo con sus respuestas y lo que él vio en el examen completo de la vista que le realizó, el Dr. Payne sospechó que algo no estaba del todo bien con los ojos de Cassandra.

Le comentó a Cassandra los síntomas de la distrofia de Fuchs, ya que el creía que ése era el problema. La distrofia de Fuchs es una enfermedad en la cual la capa inferior de la córnea va desapareciendo, no permitiendo que el ojo elimine el exceso de humedad. Se producen dolorosas ampollas en la córnea y dificulta la visión para ver en profundidad y los colores. Esta enfermedad también hace difícil ver claramente las caras cuando las luces brillan desde atrás de la persona.

El Dr. Payne explicó a Cassandra cada aspecto de esta enfermedad hereditaria, sus síntomas, y su tratamiento. Luego, la remitió a un oftalmólogo local, quien confirmó que, efectivamente, ella estaba padeciendo la distrofia de Fuchs. El oftalmólogo inmediatamente programó un trasplante de córnea para Cassandra.

El trasplante de córnea es la única cura para esta enfermedad, y si Cassandra hubiera estado por mucho más tiempo sin diagnóstico ni tratamiento, le podría haber provocado un daño irreversible. Debido a un diligente doctor de atención de la vista, que hizo las preguntas correctas y le realizó un minucioso examen de la vista, Cassandra puede ver claramente otra vez.

Si Cassandra hubiera estado más tiempo sin diagnóstico ni tratamiento, el daño hubiera sido irreversible. Una córnea saludable, transparente, con forma de bóveda, es el factor clave para una visión clara. Condiciones como la distrofia de Fuchs, que distorsionan la córnea o reducen su transparencia, a menudo afectan la visión.

La única solución permanente para esta enfermedad es el trasplante de córnea. En la actualidad, es el órgano y el tejido que más a menudo se trasplanta en los Estados Unidos. De hecho, aproximadamente 40,000 personas se someten a este procedimiento cada año.

Fuentes: Universidad de Indiana, Escuela de Optometría; Mayo Clinic; National Eye Institute