Visual presentation of this web site requires JavaScript. Avanzar al contenido principal
¿YA TIENE UNA CUENTA VSP.COM? Ingrese aquí:
¿Olvidó su usuario o contraseña?
English
 
Volver | Imprimir    

La hipertensión y sus ojos: la conexión

Los médicos utilizan el término "hipertensión" para describir el estado general de tensión alta y el estado específico de presión intraocular alta (IOP). La hipertensión ocular es una afección donde la tensión en los ojos, o IOP, es demasiado alta. La hipertensión ocular continua en el ojo puede eventualmente dañar el nervio óptico y causar glaucoma o pérdida permanente de la visión.

Algunas posibles causas de hipertensión ocular incluyen:

  • hipertensión,
  • estrés,
  • algunos medicamentos,
  • una dieta con exceso de sal, aceites hidrogenados, grasas trans, carne roja, alcohol y azúcar,
  • trauma ocular,
  • fumar,
  • diabetes,
  • otras afecciones oculares,
  • y enfermedades coronarias.

Otros factores como la edad, la raza y la genética también contribuyen al desarrollo de hipertensión ocular. Las personas mayores de 40 años de edad, los afroamericanos y las personas con antecedentes familiares de hipertensión o glaucoma tienen un mayor riesgo de desarrollar IOP. En general, las mujeres son más propensas a desarrollar hipertensión que los hombres, y los hombres son más propensos a desarrollar glaucoma que las mujeres.

La hipertensión es el resultado de alteraciones en el humor acuoso, la sustancia fluida que se encuentra dentro de la cámara anterior del ojo y que ayuda a mantener el correcto funcionamiento de la córnea. Si el ojo produce demasiada sustancia acuosa o no puede drenar una cantidad suficiente de la misma, el IOP será alto.

Un doctor de VSP puede detectar el IOP alto y la hipertensión, además de otros problemas de salud, durante el examen de la vista solo al observar las venas del ojo. Generalmente la hipertensión ocular desarrolla síntomas cuando ya es muy tarde para prevenir el daño. Sin tratamiento, la hipertensión puede provocar sangrado del ojo, visión borrosa, daño en el nervio óptico, glaucoma y pérdida de la visión.

Si detecta que su visión periférica se está volviendo borrosa, visite a su doctor de atención de la vista inmediatamente, ya que podría tratarse de un síntoma de glaucoma. Aunque las gotas oculares o las recetas médicas no pueden revertir los efectos del glaucoma, pueden evitar que el daño empeore y ayudar a prevenir que la hipertensión se convierta en un glaucoma.

La hipertensión no se puede prevenir de manera fehaciente, pero la dieta sana, la ejercitación regular y las visitas al doctor de atención de la vista una vez al año como mínimo son medidas inteligentes para prevenir la hipertensión y otras enfermedades de la vista.