Visual presentation of this web site requires JavaScript. Avanzar al contenido principal
¿YA TIENE UNA CUENTA VSP.COM? Ingrese aquí:
¿Olvidó su usuario o contraseña?
English
 
Volver | Imprimir    

Presbiopía: El desafío de la vista a los 40 años

Muchos muchachos y muchachas de 40 años han experimentado esa sensación repentina de acortamiento de los brazos. No, en realidad, los brazos no se encogieron pero, de alguna manera, ya no parecen lo suficientemente largos como para situar ese diario o ese libro lo suficientemente lejos como para leer lo que dice. Así es como la enfermedad de la hipermetropía relacionada con la edad (en la que no se puede ver muy bien de cerca) o presbiopía, propiamente dicha, también tomó el apelativo de "visión del brazo largo." O quizás ha escuchado que le dicen el síndrome DC -"¡demasiados cumpleaños!"

Está bien, quizás si usted se encuentra en ese grupo de personas de 40 años, nada de esto resulta gracioso. Ningún signo de envejecimiento lo es. Si usted ha vivido toda su vida sin necesitar gafas, la noticia de que las necesita puede ser particularmente sorprendente o puede ser un poco espeluznante.

Pero es una parte completamente normal del envejecimiento. Dennis Wilcoxon, O.D., de St. Petersburg, Florida, explica más al respecto.

"El término presbiopía proviene de un término griego que significa 'ojo viejo' y describe un proceso previsible mediante el cual los lentes del ojo gradualmente se vuelven rígidos e inflexibles a lo largo del tiempo," dice el Dr. Wilcoxon. "La mayoría de la gente comienza a notar el proceso entre los 38 y 42 años de edad. En esa etapa, los músculos que controlan la focalización de los lentes no pueden controlarlos de manera efectiva y comenzamos a perder nuestra habilidad para focalizar objetos cercanos tales como el diario."

Aunque la prevención está a la orden del día en el cuidado de la salud, no será útil en este proceso de envejecimiento. Pero la corrección de este problema es por lo general fácil aunque un poco perjudicial para el ego. Para la gente que tiene la necesidad ya existente de corregir la visión, el tratamiento más común son las gafas bifocales o progresivas o los lentes de contacto. Para los recién llegados al mundo de la corrección de la visión, las gafas para leer pueden ser justo lo que necesitan.

No es difícil darse cuenta si usted puede estar desarrollando presbiopía. "Los síntomas son muy fáciles de identificar," dice el Dr. Wilcoxon. "Uno de los síntomas habituales es que gradualmente usted se da cuenta de que tiene que poner más lejos de sus ojos los materiales de lectura de lo que lo solía hacer. Otro signo es el cansancio de la vista cuando está realizando un trabajo en el que necesita ver de cerca o necesita más luz para poder leer." 

El doctor agrega, "esta es una condición progresiva, lo que significa que empeorará con el tiempo.  Pero los pacientes pueden quedarse tranquilos de que sus efectos son fácilmente tratables. Durante los chequeos anuales regulares, su doctor de atención de la vista puede medir correctamente su visión de cerca y prescribir gafas o lentes de contacto que compensarán la pérdida de la habilidad para enfocar."

Por eso, no permita que la presbiopía le cause dificultades adicionales a medida que envejece.  Es algo normal.

Fuente: VSP