Visual presentation of this web site requires JavaScript. Avanzar al contenido principal
¿YA TIENE UNA CUENTA VSP.COM? Ingrese aquí:
¿Olvidó su usuario o contraseña?
English
 
Volver | Imprimir    

Queratectomía fotorrefractaria (Cirugía de la vista PRK)

¿Qué es la PRK?

La cirugía de la vista PRK (queratectomía fotorrefractaria), es un procedimiento de corrección láser de la vista opcional y ambulatorio para mejorar la visión y reducir o eliminar la necesidad de gafas o lentes de contacto. En el procedimiento de corrección láser de la vista PRK, el cirujano utiliza láser excimer para volver a dar forma a la curvatura del ojo en pacientes con miopía, hipermetropía y astigmatismo.

La queratectomía fotorrefractaria se ha estado realizando desde 1986. Antes de la LASIK, la PRK era el procedimiento de corrección láser de la vista más utilizado. La PRK difiere de la LASIK en que en el primer caso no se crea ninguna capa durante el procedimiento. Es probable que la PRK sea más apropiada en el caso de personas con pupilas más grandes, córneas delgadas, personas que sufren de otros problemas en la córnea u ojos secos.

PRK personalizada

La PRK personalizada consiste en un procedimiento que le permite al cirujano encargado de la corrección láser de la vista adaptar aún más el procedimiento de PRK convencional a las necesidades de un ojo en particular. La PRK personalizada ofrece un nivel de información mayor acerca de sus requerimientos visuales utilizando tecnología wavefront. Un dispositivo llamado analizador wavefront mide la manera en que la luz viaja a través de su ojo y la compara con la de un ojo con visión perfecta. Este dispositivo crea entonces un mapa wavefront 3-D que es únicamente suyo de la misma manera en que su huella digital es única. Esta información adicional es utilizada por el cirujano a cargo para adaptar el procedimiento de corrección láser de la vista a los requerimientos particulares de su visión.

El procedimiento de la PRK se lleva a cabo de la misma manera en la PRK convencional que en la personalizada. La PRK convencional es una excelente opción para muchos pacientes.

Su doctor le recomendará el procedimiento más adecuado para usted en base a sus problemas de visión particulares; estos determinarán si usted necesita del nivel de personalización que la PRK personalizada puede ofrecer.

El procedimiento PRK

Para el procedimiento de la corrección láser de la vista PRK, no se necesitan bisturíes ni se hacen incisiones. Antes de iniciar el procedimiento se crea un mapa detallado de la superficie de sus ojos mediante una computadora y luego el cirujano utiliza este mapa para calibrar el láser excimer según sus necesidades específicas.

Una vez que el láser se ha calibrado correctamente, el técnico colocará un dispositivo sostenedor del párpado en su ojo para mantenerlo abierto durante la operación. El técnico colocará algunas gotas anestésicas en su ojo para adormecerlo y evitar el dolor.

Para lograr la remodelación, el cirujano levanta primero la capa superficial (el epitelio) de la córnea. El epitelio se regenera entre los tres y cinco días.

El cirujano procederá luego a alisar la superficie y aplicar pulsos de láser frío computarizados para remodelar la curvatura del ojo. Las capas celulares más profundas permanecen intactas.

El proceso de corrección láser de la vista PRK concluye en aproximadamente 30 a 60 segundos e inmediatamente después se coloca un lente de contacto transparente con venda en la córnea para protegerla. Se colocan unas gotas más en el ojo. Debido a que generalmente se retira una capa tan fina como el cabello humano, la córnea debería conservar su fortaleza original.

Por lo general se opera un solo ojo por día, aunque el cirujano puede decidir operar los dos ojos el mismo día.

Recuperación de la PRK: el después de la operación

Luego de la operación de corrección láser de la vista PRK, usted puede sentir irritación en su ojo o la sensación de tener un cuerpo extraño en el mismo, pero esta molestia se puede solucionar con medicación.

Luego de una operación PRK se recetarán gotas para los ojos que deberán utilizarse durante varios meses.

Luego de la operación se le suministra a los pacientes un antibiótico por gotas, así como antiinflamatorios para brindar mayor comodidad y minimizar la hinchazón. Se les coloca luego un lente de contacto con venda para evitar molestias mientras sus ojos sanan. Una vez que el epitelio ha sanado, por lo general al segundo o tercer día después de la operación, el doctor quita el lente de contacto con venda.

Para completar el proceso de curación, los pacientes utilizan gotas esteroides antiinflamatorias durante aproximadamente dos meses bajo la estricta supervisión del doctor.

Fuente: tlcvision.com