Visual presentation of this web site requires JavaScript. Avanzar al contenido principal
¿YA TIENE UNA CUENTA VSP.COM? Ingrese aquí:
¿Olvidó su usuario o contraseña?
English
 
Volver | Imprimir    

Gafas de sol para el invierno: por qué es esencial

En los cortos y fríos días de invierno, muchos de nosotros guardamos las gafas de sol hasta los meses de primavera y verano. Pero para mantener su visión clara y sus ojos sanos, unos lentes adecuados son esenciales, ¡sin importar la estación que sea!

Descubra las mejores formas de proteger sus ojos de los elementos (viento, resplandor y exposición a los rayos UV) este invierno para asegurar su comodidad hoy y una salud de la vista a largo plazo mañana.

Por qué el invierno es importante

Estar activo al aire libre durante los meses de invierno es una excelente manera de mantenerse en forma, divertirse y combatir la depresión del invierno. Pero según sus actividades y ubicación geográfica, el invierno puede causar estragos en los ojos sin protección, a veces aun más que en los meses soleados de verano.

La nieve refleja casi un 80% de la radiación UV.
 

A pesar de que no podamos verlo, estamos expuestos a la radiación UV a diario, incluso cuando el cielo está cubierto; algo que muchos de nosotros olvidamos cuando las temperaturas comienzan a descender. Y como la nieve refleja casi un 80% de la radiación UV, su exposición general prácticamente se duplica al esquiar, practicar snowboard, palear o jugar con la nieve.

"Nuestra piel y nuestros ojos son órganos y ambos están expuestos al clima", explica Stephanie Kirschbaum, OD, una doctora de VSP en Doctors Chan, Moon & Kirschbaum en Grass Valley, CA. "Y al igual que nuestra piel, nuestros ojos pueden quemarse con el sol por una exposición prolongada". Ese daño puede causar un intenso dolor, molestia y hasta pérdida de la visión temporal conocida como ceguera de la nieve.

Ubicación, ubicación, ubicación

Cuando se trata de rayos en invierno, la nieve no es el único factor en juego. En lugares de mayor altura, el aire es mucho más fino, lo cual produce más radiación ultravioleta en la atmósfera. De hecho, la radiación UV aumenta en un 3% por cada 400 metros (o aproximadamente 1,312 pies) de altura. De modo que a una altura de 8,000 pies, su riesgo de radiación UV aumenta más del 18%, ¡con más razón debe protegerse sus ojos cuando esté en las montañas!

¿No juega en la nieve ni vive en las montañas? No guarde las gafas de sol todavía. Dado que los niveles de radiación UV son mayores en las áreas cerca del ecuador de la Tierra, mientras más al sur viva, mayor será su riesgo. Si es lo suficientemente afortunado para vivir en un estado soleado, proteja sus ojos con gafas de sol.

Reduzca su riesgo, conserve su visión

A pesar de que el tiempo y un tratamiento mínimo finalmente aliviarán el dolor a corto plazo y la molestia de la exposición a la radiación UV, es importante proteger sus ojos del daño a largo plazo a futuro.

"Demasiada exposición puede, de hecho, cambiar las células", explica la Dra. Kirschbaum, "lo cual provoca un daño en los lentes y la retina que tiende a aparecer posteriormente".

Las cataratas, la degeneración macular y las lesiones potencialmente graves conocidas como pinguécula y pterigión son algunos de los efectos a largo plazo relacionados con la exposición a la radiación UV. "Por esta razón las gafas y las gafas de sol protectoras son tan importantes, sin importar cuál sea su edad".

Protéjase del viento y el reflejo

Además del riesgo de la exposición a la radiación UV, los vientos fríos y los reflejos brillantes son otros dos males del invierno que nos fastidian. Los ojos secos, cansados o con picazón pueden ser irritantes y potencialmente peligrosos. Entonces, ¿qué podemos hacer para encontrar el alivio?

Todo está relacionado con el uso del equipo adecuado. "La protección contra el viento y el reflejo es muy importante, especialmente para los deportes de invierno y la recreación", explica la Dra., Kirschbaum. "Nuestros ojos tienen un equilibrio perfecto, y realmente ayuda tener algún tipo de protección".

Para evitar la turbulencia y bloquear de mejor manera el viento seco, elija las gafas de sol con protectores laterales o gafas con un forro de espuma. Adquiera lentes polarizados especiales, que absorben el reflejo y evitan la fatiga al permitir que sus ojos se relajen.

Elija las gafas adecuadas

Si usa gafas o lentes de contacto, lo mejor para comenzar es consultar a su doctor de atención de la vista. "Como su doctor conoce sus requisitos de medicamentos recetados, podrá ofrecer la información que necesita para personalizar un par de gafas o gafas de sol", sugiere la Dra. Kirschbaum. Busque tintes marrones y ámbar, que mejoran la percepción y el contraste de la profundidad, lo cual los convierte en la opción perfecta para los esquiadores reconocidos y quienes practican snowboard. Los tintes amarillos también son ideales para brindar mayor claridad en condiciones borrosas o de niebla.

¿No es esquiador o prefiere gafas de sol más estándar? Asegúrese de revisar la etiqueta y elegir un par con un 100% de protección UVA/UVB. Si no puede encontrar la etiqueta en las gafas en sus tonos favoritos, vaya a lo seguro y siga buscando un par con la información necesaria. "Las gafas de sol deben estar correctamente etiquetadas con la información de SPF", explica la Dra. Kirschbaum. "Es un requisito de la Administración de Alimentos y Medicamentos".